Killing Them Softly

Muerte en el intento

Por Raoul.- THE MADAFACKA

Killing Them Softly es el último largometraje del neozelandés Andrew Dominik, segundo con producción norteamericana tras The Assassination of Jesse James By The Coward Robert Ford (2007). Y vaya producción… porque a pesar de su vocación y origen independiente, la participación de Brad Pitt tanto en el papel protagonista como en los despachos con su productora Plan B, ha hecho de Killing Them Softly una película que desde su gestación ha sido más que comentada.

Pero vayamos al grano. Basada en una novela de George V. Higgins y adaptada por el propio Andrew Dominik, Killing Them Softly narra en su parte inicial la historia de unos ladrones de segunda que deciden atracar una partida de póker. A partir de este momento, Jackie Cogan (Brad Pitt) es contratado por las altas esferas de la mafia para investigar y matar a los culpables.

Un thriller que se mueve por terrenos ya ampliamente conocidos y que muestra claras influencias de cineastas como Tarantino, Scorsese o los hermanos Coen; e incluso de la más reciente Drive (2011) en su búsqueda por adecuar el género noir a a una dimensión cinematográfica y estética contemporánea. Pero lejos de beneficiar a Killing Them Soflty, estas referencias hacen más evidentes algunas de sus carencias. Y es que el film transcurre de forma más bien insulsa y previsible entre diálogos y conversaciones al más puro estilo Tarantino, plagadas de anécdotas de mafiosos y humor negro, pero que en prácticamente ningún momento logran aproximarse a ese nivel de brillantez.

En el lado positivo habría que destacar como Andrew Dominik juega su gran baza al envolver esta sencilla historia en un contexto de plena actualidad, realizando una dura crítica cargada de sarcasmo hacia el sistema capitalista, la crisis socioeconómica actual y el funcionamiento del estado norteamericano. Para ello, encontramos una narración que continuamente es salpicada por  discursos y frases de Bush y Obama que se filtran en la vida de los protagonistas a través de la televisión o la radio.

Con Killing Them Softly, Andrew Dominik ha despachado un thriller interesante y de buena factura técnica, pero que en su conjunto resulta irregular y ligeramente pretencioso. Así que con total seguridad habrá gran cantidad de detractors esperando con el cuchillo entre los dientes. ¡Que se prepare el tío!

Calificación: 6/10

killing-them-softly_2012-1-1920x1200

 

Lo más Rotten de Rottenbeef.

Por Adei- THE DETRACTOR

El cartel pintaba bien, la atmósfera una vez ingerida la primera palomita hizo que la segunda me supiera mejor, pero de repente… boom!, la política destrozó el género, la lentitud defraudó al consumidor.   La película trata del golpe de unos yonkis en una partida de póker con los mafiosos de toda la ciudad, y de cómo Brad Pitt aburre más que nunca interpretando el peor personaje de su carrera.

Sinceramente, se mezcla en este caso la objetividad y la subjetividad de mi opinión en cuanto al guión y la destreza narrativa a la hora de rodar las secuencias. Personalmente, a nivel guión, confunde su tono de cine noir con lo pretencioso de dejar una critica antisistema, con los speechs de Obama y el intento de la penosa, y más que sabida, a demás de obvia comparación a la cruda realidad. Objetivamente a nivel técnico, los giros dramáticos y tramas son de escasísima fuerza, a demás de redundantes, y muy poco amasados. Por otra parte, la elección de las cámaras lentas, muy bien rodadas eso sí, en la secuencia de la muerte de un personaje con el cual a duras penas se empatiza, me parece un claro error de concepto narrativo, resaltando algo banal en la trama. Estaba claro que tenían que meterlo en alguna parte, y no tenía cabida en ninguna, pues no se empatiza, ni de broma, con ninguno de los personajes. A estos niveles, Killing Them Softly, me parece el mayor   T-R-U-Ñ-O cinematográfico de 2012.

Pero no todo es un T-R-U-Ñ-O en Mátalos suavemente. Como todas las películas con un buen presupuesto, la fotografía, realización y en general puesta en escena están muy logradas, resaltando en mi opinión, la secuencia del viaje heroinómano y un asesinato en un coche, hecho a base de cámaras lentas y con la más compleja planificación y grabación.

A nivel interpretativo los actores funcionan con calidad como siempre. Es decir, si el personaje de Brad Pitt es un pepino, Brad Pitt parece un pepino. Si su diseño de personaje es aburrido, extremadamente blando y con poco acting, Brad Pitt quedará como una especie de becario guaperas ante la cámara, como es el caso.  Guaperas a parte, me resulta decepcionante ver a James Gandolfini (Tony Soprano) interpretando una especie de marioneta tarantínica  de diálogos ebrios y sin punto de mira (una constante durante todo el film), sin que ni si quiera se lleve a ninguno por delante. Es mi sincera opinión.

En resumidas cuentas quizá mi ilusión al ver el nombre y el cartel me haya jugado una mala pasada a la hora de juzgar con precisión académica esta película, porque me ha defraudado en todos sus aspectos. Yo quería sangre. Solo hubo mediocridad, lentitud… ¡¡Cianuro por favor!!

Calificación: 4/10

killing

Anuncios
Esta entrada fue publicada en REALBEEF. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Killing Them Softly

  1. lacarademilos dijo:

    Menuda hez celuloida. Después de verla me entraron ganas de beber cicuta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s